Ree Kohl, el ente que esconde al músico barcelonés Jordi Ricol, ha reformado por completo su grupo de acompañamiento. El único superviviente de la anterior formación es Jordi Kasteys, que fue el último en incorporarse a sus filas hasta esta nueva mutación. Con su teclado aporta la experiencia de aquel que ha vivido una y mil experiencias musicales entre las que destacaría Nobody’s Perfect. Precisamente en ese proyecto coincidiría con Carles Sobredo, el nuevo baterista.

Sobredo es casi como un metrónomo humano incapaz de perder el ritmo, algo lógico cuando su contacto con las baquetas se produjo a los dieciséis años. Desde entonces hasta ahora, su trayectoria ha pasado por el Rock de Placton o el Progresivo de los CO2 sin olvidar las influencias de otros tantos estilos.

Su otro compañero en la sección rítmica, el bajista Philip Graves, también se inició con su instrumento siendo todavía un niño y su actual militancia en los Redshark e Inverted Cross, le han permitido dominar también las seis cuerdas, lo que prueba su versatilidad.

Como guitarrista Eddie Bayside es todo un fichaje que, pese a su juventud, ha sabido beber de Gary Moore, Richie Sambora, Doug Aldrich o John Norum para esculpir un estilo que alterna elegancia y contundencia según lo demande el momento.

Juntos estarán entre 2019 y 2020 girando por diversas salas de Barcelona y alrededores promocionando el nuevo disco “Lost Train”. Estamos ante un conjunto de canciones hard rockeras y que en directo combinarán con versiones de sus bandas favoritas como Asia, Queen, Deep Purple,etc..

Texto: Federico Navarro
Foto: Julio Caminero (jcpro.es)

1 2 3 79